Día en Anjar y Baalbek

Arreglé la salida a las 8 de la mañana, acercándome a un hotel que estaba cerca de mi alojamiento en Beirut.

Salimos con rumbo a Anjar, la primera parada del día. Al llegar uno se encuentra con una muralla que recorre la antigua ciudad, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Estas ruinas son del antiguo Califato Omeya, de aproximadamente el año 600, ejerciendo en Damasco y en Al-Andalus (territorio español). Con su arquitectura bizantina podemos encontrar palacios, mezquitas y baños termales, ademas de pisos aun conservados entre las ruinas.

Una vez recorrida esta ciudad amurallada empezamos el recorrido hasta Baalbek.

Después de almorzar fuimos a Baalbek, uno de los yacimientos mas importantes de la zona, siendo declarado Patrimonio de la Humanidad en el mismo año que Anjar.

Estos templos, de los cuales queda uno significativo en pie, fueron construidos en los primeros tres siglos D.C. y representan un honor hacia Jupiter, Mercurio y Venus.

Baalbek paso por manos de muchas civilizaciones a lo largo de la historia, siendo primero los fenicios en ocupar y pasando por la civilización griega, romana, bizantina y árabe, donde se utilizaron los templos como fortificaciones.

Uno al entrar sube las escaleras hacia el Gran Patio, pasando por el patio hexagonal. Ya desde el gran patio se pueden ver el Templo de Jupiter, el Templo de Baco y mirando hacia donde se entra el patio hexagonal.

A los costados nos encontramos con las murallas y ruinas de los templos. Para ir al de Júpiter hay que subir las escaleras y ahí nos encontramos en el templo mas grande de todos, de los que solamente quedan columnas.

Al costado y sobre la colina donde estaba el Templo de Júpiter esta la fachada lateral del Templo de Baco, en casi óptimas condiciones con el paso del tiempo. Se puede bajar y recorrer el templo que solo perdió el techo en forma significativa.

Al finalizar la visita al predio hay un museo arqueológico que fue instalado hace poco donde se pueden ver objetos encontrados desde su primera etapa hasta la etapa islámica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *