Liubliana

La única forma de conocer esta ciudad es a pie. Liubliana tiene un río llamado Ljubljanica que cruza la ciudad en el medio.

Donde todo converge es la Plaza Preseren, una plaza circular adoquinada. En uno de sus lados está la Iglesia Franciscana de la Anunciación, de color rosa fuerte.

Si uno cruza el puente, se ingresa al Casco Antiguo.

Desde el puente se puede ver una panorámica de la ciudad.  

Desde el centro se puede ir al Castillo, llegando ahí en funicular o a pie. Una vez arriba tenemos nuevas panorámicas de Liubliana. Se puede subir a la torre pagando unos euros de entrada.

En la panoramica se puede ver el Mercado de Frutas, el Puente de Dragones y la Catedral de San Nicolás.

Alojamiento

www.booking.com/hotel/si/hotel-galleria-ljubljana.en.html?aid=1492375&no_rooms=1&group_adults=1 

Día en Bled

La isla de Bled se encuentra a 55km de Liubliana. Es la única isla natural de Eslovenia, un lago con aguas cristalinas.

En uno de los costados del lago, sobre un acantilado, se encuentra un castillo con más de mil años, bosques y la propia isla en medio del lago que alberga una iglesia y un monasterio.

A lo largo de toda la orilla del lago hay senderos para caminar. 

También desde un punto salen barcos de remo que conducen hasta la isla.

En la isla en medio del lago los antiguos eslovenos adoraban a la diosa  del amor y la fertilidad de los antiguos eslavos. Posteriormente los peregrinos visitaban la isla para ir al santuario de Santa María.

Este camino de adoración siguió hasta la Edad Media, y finalmente en estos días es uno de los lugares más visitados del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *